Emulación cortesana y devoción en la promoción artística de María de Lazcano (1593-1664) en Guipúzcoa

Acaba de publicarse la obra Emulación cortesana y devoción en la promoción artística de María de Lazcano (1593-1664) en Guipúzcoa de César Javier Benito Conde. Ver libro.

María de Lazcano y Sarría (1593-1664), XIV Señora de la Casa de Lazcano y esposa del almirante Oquendo, tuvo una posición destacada en la nobleza guipuzcoana de su tiempo, se relacionó con los círculos de poder de la Corte, y disfrutó de la estima de Felipe IV. Esta dama llevó a cabo una ambiciosa promoción artística en las décadas centrales del siglo XVII, en solitario, con sus propios recursos e impulsada por expectativas y devociones características del Barroco y la Contrarreforma. Así, entre 1638 y 1650 funda el colegio de la Compañía de San Sebastián, y erige en Lazcano un monumental palacio y los conventos de Santa Teresa y Santa Ana, creando un conjunto palaciego-conventual emulador de otros levantados por la alta nobleza. La promotora los construyó según los postulados del barroco clasicista y los decoró con pinturas, tallas, tapices, un rico ajuar de plata y muebles de influencia oriental, procedentes de la Corte, Valladolid, Sevilla, Flandes y Nápoles, que revelan su conocimiento de las artes de la época. Estas empresas y encargos perfilan a María de Lazcano como una figura clave para la difusión en el País Vasco de lenguajes y modelos artísticos paradigmáticos, expresión del gusto del momento y de sus preferencias estéticas.

Como Cristina de Pizán para levantar su Ciudad de las Damas, María de Lazcano se valió de su formación, cultura y gobierno para edificar la suya: dirigió y financió sus construcciones, eligió tracistas y canteros, y las dotó con obras de arte, en un alarde de grandeza y refinamiento estético. Aunque por su género no pudo ejercer un rol institucional, desde su posición y promoción artística accedió a vías alternativas de poder e influencia, y dejó constancia de su autoridad y valía. La señora de Lazcano desoyó los cantos de sirena de la Corte y prefirió vivir en el solar de sus antepasados, entre libros de cuentas y oraciones. Aquí levantó un palacio para vivir y dos conventos para rezar, enterrar a sus hijos y morir, en un espacio de gran valor artístico, escenográfico y emblemático. Este legado perpetuó su memoria, se convirtió en referencia para las futuras generaciones del linaje, y en el mejor conjunto monumental del Barroco en el País Vasco. Sirva este trabajo como homenaje a su figura, y a tantas mujeres brillantes esperando ser rescatadas del olvido.

Comerciantes vascos y navarros en Madrid. Una élite mercantil ilustrada al servicio de la Monarquía española (1700-1830)

Acaba de publicarse la obra Comerciantes vascos y navarros en Madrid. Una élite mercantil ilustrada al servicio de la Monarquía española (1700-1830) de Antonio Martínez Borrallo. Ver libro.

En este libro se estudia la trayectoria de los grupos familiares de vascos y navarros que se establecieron en el comercio y las finanzas de Madrid a lo largo del siglo xviii y el primer tercio del siglo xix y las redes que formaron a su alrededor. Los miembros de estas familias constituyeron una élite comercial y financiera con un papel predominante en la gestión y dirección de los Cinco Gremios Mayores de Madrid, los bancos de San Carlos y San Fernando y la Compañía de Filipinas. Entre otras actividades, fueron banqueros privados y se dedicaron al negocio de lana, una actividad económica enormemente compleja y con un fuerte componente financiero internacional. Sus actividades tuvieron un carácter eminentemente práctico, por lo que el desarrollo de las nuevas ideas y valores ilustrados despertaron su interés sobre algunos aspectos, como la aparición y expansión de la nueva ciencia de la Economía Política, su presencia activa en las Sociedades Económicas de Amigos del País o la puesta en práctica de las ideas ilustradas sobre la mejora de la educación, lo que pone de manifiesto la integración de estas familias en los grupos ilustrados que se incorporaron al servicio de la Corona. Finalmente, dieron el salto a la participación activa en la vida política a partir de la crisis de 1808.

El período temporal analizado abarca más de un siglo, a lo largo del cual el autor ha ido examinando las trayectorias de los individuos y familias integrantes de esta élite a partir de un extenso y en buena parte inédito repertorio de fuentes primarias, en especial protocolos notariales y registros sacramentales; una documentación densa y compleja que ha desvelado una valiosa información sobre las relaciones, de todo tipo, existentes en el seno de estos grupos familiares. Esta amplitud temporal, apenas contemplada en otros estudios sobre grupos de comerciantes y financieros, permite analizar de forma sincrónica y diacrónica la evolución social, económica y política de esa élite mercantil, en un contexto enormemente complejo de renovación de las élites dirigentes españolas y de construcción del Estado moderno.